El gobierno argentino cancela el aumento de impuestos al vino

En una gran noticia para el sector de la producción vitivinícola de la Argentina, el gobierno nacional confirmó que dará marcha atrás con el 17% de aumento impositivo para los vinos y espumantes en el mercado interno del país.

En la reforma tributaria planificada por el gobierno de la nación para los próximos años estaba contemplado el aumento sobre estos productos para consumo interno, pero después de múltiples reuniones y consideraciones, que incluyeron a los gobernadores y representantes de las principales provincias productoras de vinos y productos derivados, se decidió volver atrás con la medida.

El cambio fue saludado por los miembros de la industria vitivinícola argentina, quienes resaltaron que el sector es uno de los principales exportadores de la Argentina por fuera de la exportación de commodities y materias primas. El sector es el responsable del ingreso de más de mil millones de dólares anuales en materia de exportaciones. Sin embargo, el mercado interno es crucial para mantener a flote a la industria, y la nueva medida fiscal propuesta para el gobierno hubiera debilitado seriamente este importante apoyo para el sector.

La industria del vino y su importancia

Representantes del sector y del gobierno de las provincias productoras, entre ellos el gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo, recalcaron también la importancia que tiene la producción de vino y espumantes en la región. Entre los aspectos destacados, se enfatizó el entramado productivo entre agricultura e industria que es necesario para el sector, una característica propia de la industria del vino.

Ahora, otras industrias del sector de bebidas están reclamando al gobierno nacional medidas similares, particularmente la industria de las bebidas gaseosas y otras bebidas sin alcohol. Representantes de este sector están denunciando discriminación por parte del gobierno, y pretenden que la eliminación del impuesto al mercado interno se aplique también a sus productos.