Crece la producción de vino en Argentina

La OIV, la Organización Internacional de la Viña y el Vino, ha anunciado que la producción mundial de vino cayó en 2017 a su punto más bajo en seis décadas. Gran parte de esta caída se debe, a los problemas climáticos que afectaron a Francia, España e Italia, los tres principales países productores del mundo.

Sin embargo, en la Argentina se ve un panorama diferente. De hecho, entre los países que figuran en el “Top ten” de producción vitivinícola mundial, Argentina es el que ha experimentado un alza más pronunciada durante el año 2017, nada menos que un 25 por ciento de incremento, con respecto al año anterior.

En el resto de Sudamérica, el otro gran productor que se encuentra entre los diez principales es Chile, que ha visto un descenso del 6 por ciento en su producción total. Brasil por otro lado, ha tenido un incremento notable, casi de un 170 por ciento, aunque aún se encuentra lejos de los principales países productores de vino, en el puesto catorce. Particularmente en el caso de Chile, el clima también fue uno de los factores más importantes en los niveles de producción, especialmente teniendo en cuenta las grandes sequías de los últimos años.

Las causas del incremento en la Argentina

Sin embargo, en el caso de la producción de vinos en Argentina, las razones son muy diferentes. Todos los analistas y sectores involucrados están de acuerdo que el país todavía está viviendo un efecto “rebote” de la pésima temporada del año 2016, cuando la producción total de vinos argentinos cayó a pisos históricos, los más bajos en medio siglo.

De hecho, por este este motivo, se espera que la producción total para el año 2018 siga en aumento como consecuencia de este mismo efecto. Datos estimativos prevén un aumento de entre un 15 y un 25 por ciento en total.